El abismo Pokemon

Sterna_hirundo_08__Port_la_Nouvelle

La luz dorada.

Nosotros, el mar, el viento, la arena y el cielo.

Un grupo de fumareles que se abalanzan en fulminantes picados sobre el mar en busca de pescado.

Una jugosa ciruela y un gran sorbo de agua, recompensa por haber vencido a una calurosa tarde.

Cada día me resulta más fascinante la sencillez, lo esencial, más imprescindible el contacto con la naturaleza. Rellenamos nuestro tiempo con fantasías, realidades virtuales, sueños, asfixiantes aspiraciones…y aquí mismo, en este instante,  se nos regalan millares de prodigios a los que, demostrando una alarmante estupidez, damos la espalda.

En un momento de la película Boyhood, padre e hijo tienen esta preciosa conversación:

Mason: Papá, ¿no hay magia real en el mundo, verdad?

Padre: ¿Qué quieres decir?

Mason: Ya sabes, como elfos y esas cosas. La gente se lo inventa.

Padre: Oh, no lo sé. Quiero decir, ¿qué te hace pensar que los elfos son más mágicos que por ejemplo una ballena? ¿Me entiendes? ¿Y si te contara que en el fondo del mar, hay un mamífero marino gigante que usa un sonar, canta canciones y que es tan grande que su corazón tiene el tamaño de un coche y que puedes arrastrarte por sus arterias? ¿Te parecería bastante mágico, no?

Ahora mismo hay millones de personas cazando Pokemons en el planeta. ¿Qué ofrece ese mundo que no ofrezca el real? Hemos llegado a un peligroso punto en el que es más fácil acceder a la ficción que a la realidad. Y ojo, no digo que la ficción no sea necesaria, ni mucho menos. Somos, como dice el gran Pablo Albo, un 80-90 % ficción. Necesitamos ese mundo para experimentar, ensayar, para emocionarnos más allá de lo imaginado. Mi dilema radica en el enfrentamiento, cada vez más feroz, entre la tecnología y la naturaleza o como el uso de esa tecnología ensancha el abismo que nos separa de lo esencial.

Sigo prefiriendo cazar la luz dorada, atrapar el viento, mojarme los pies. Supongo que me hago mayor y simplemente no lo entiendo. Pero me preocupa y mucho, porque cerrar el abismo no es cosa de uno solo o de unos pocos. Porque ese abismo es como la Nada de La Historia Interminable, que engulle bosques enteros, ensucia rios y costas, devora orangutanes, tigres y ballenas y  pone en jaque hasta la posibilidad de ver el cielo estrellado y cuestionarse tantas cosas.

Anuncios
Publicado en Momentos, Reflexiones
2 comments on “El abismo Pokemon
  1. P. dice:

    La diferencia es que a las ballenas, pese a las dificultades, las podemos ver, investigar, reconocer como parte de este mundo y del complejo entramado de la vida del planeta. ¿Cómo veremos elfos sino a través de lo que las palabras adecuadas despierten en la imaginación? Los dinosaurios ya no existen, pero nos quedan sus fósiles; los dragones nunca existieron: esa es la diferencia entre lo que es mágico y lo que no.

    ¿Qué ofrece el mundo de Pokémon Go que no ofrezca el real? La posibilidad de hacernos recordar por un instante, a través del juego, que la realidad esconde muchas cosas que quizá no vemos de buenas a primeras, por automatizarla o darla por sentado.

    Creo que el “verdadero enemigo” no es la tecnología en sí misma, sino el prejuicio de creer que cualquier cosa que nos entregue, incluso una vía nueva para contar las historias de siempre, es inmediatamente descartable.

    • alexnoguesotero dice:

      Gracias por comentar. Creo que el mensaje era claro: la vida contiene en sí misma una increíble cantidad de magia que debería asombrarnos desde que nacemos hasta que morimos. Pokemon Go ofrece asombro, diversión en un contexto en el que la gente está lejos de la naturaleza. El verdadero enemigo no es la tecnología, estoy de acuerdo. No creo que lo dijera en el texto, pero tampoco creo que el problema sea el prejuicio. El prejuicio es un problema de cada uno; perderse o no nuevas posibilidades. El problema es el abismo. Las ballenas, los gorilas, los tigres, las orquídeas, los pulpos…son vida y son magia al mismo tiempo. La magia más real a la que podemos acceder y accederemos nunca. La sociedad moderna le da la espalda (y a nosotros mismos; cuenta los conflictos por el mundo), casi siempre para sostener una burbuja tecnológica insostenible y fatua. Estamos borrachos de petróleo y pantallas. Y no lo digo como prejuicio, porque yo también lo estoy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Pequeño buzo somnoliento

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 106 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: