Cuando salga rugiendo

rugiendo

Llevo tiempo pensando que tengo un poco abandonado el blog, que debería escribir alguna cosa, algo con lo que al menos no desconectarme de la corriente salvaje y desbocada de las redes sociales.
Llevo tiempo pensando que ese motivo es demasiado absurdo, que me da igual, que si no tengo nada en lo que escribir será por algo.

El sábado construimos una obra de arte con piedras a la orilla del mar y nos bañamos en las chispas que la tarde dorada hacía saltar sobre las olas.
El domingo seguimos a gigantes de cartón y sentimos la emoción de ver a hombres, mujeres y niños levantar castillos humanos. Sobre mis hombros, un ligero peso: la felicidad de mi hijo.
Hoy no tengo nada que escribir. Tampoco lo tuve ayer ni antes de ayer pero ya has visto, me fue bien.

Ya vendrá; o no. Solo sé que cuando venga quiero que sea un rugido, un llanto, un grito…algo que no pueda contener.

Si escribo ahora, y es un contrasentido por lo que venía diciendo, es para despedirme de forma temporal. Te dejo con este poema de Charles Bukowski que explica mucho mejor de lo que podría hacerlo yo el porqué quizás tardes mucho tiempo en volver a leer algo mío.

¿ASÍ QUE QUIERES SER ESCRITOR?
Charles Bukowski

Si no te sale ardiendo de dentro,
a pesar de todo,
no lo hagas.
A no ser que salga espontáneamente de tu corazón
y de tu mente y de tu boca
y de tus tripas,
no lo hagas.
Si tienes que sentarte durante horas
con la mirada fija en la pantalla del ordenador
o clavado en tu máquina de escribir
buscando las palabras,
no lo hagas.
Si lo haces por dinero o fama,
no lo hagas.
Si lo haces porque quieres mujeres en tu cama,
no lo hagas.
Si tienes que sentarte
y reescribirlo una y otra vez,
no lo hagas.
Si te cansa sólo pensar en hacerlo,
no lo hagas.
Si estás intentando escribir
como cualquier otro, olvídalo.

Si tienes que esperar a que salga rugiendo de ti,
espera pacientemente.
Si nunca sale rugiendo de ti, haz otra cosa.

Si primero tienes que leerlo a tu esposa
o a tu novia o a tu novio
o a tus padres o a cualquiera,
no estás preparado.

No seas como tantos escritores,
no seas como tantos miles de
personas que se llaman a sí mismos escritores,
no seas soso y aburrido y pretencioso,
no te consumas en tu amor propio.
Las bibliotecas del mundo
bostezan hasta dormirse
con esa gente.
No seas uno de ellos.
No lo hagas.
A no ser que salga de tu alma
como un cohete,
a no ser que quedarte quieto
pudiera llevarte a la locura,
al suicidio o al asesinato,
no lo hagas.
A no ser que el sol dentro de ti
esté quemando tus tripas, no lo hagas.
Cuando sea verdaderamente el momento,
y si has sido elegido,
sucederá por sí solo y
seguirá sucediendo hasta que mueras
o hasta que muera en ti.
No hay otro camino.
Y nunca lo hubo.

Anuncios
Publicado en Metaescritura
2 comments on “Cuando salga rugiendo
  1. javier dice:

    Ese día será un tsunami de emociones, sera un día muy grande seguro!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Pequeño buzo somnoliento

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 106 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: