Cosas que pasan por ahí, a pesar nuestro

Gravures_oiseaux_europe_2478_golden_oriole_-_oriolus_galbula

Estos días ando lejos del ordenador, trabajando, recogiendo muestras de agua en fuentes y pozos. Lejos del ordenador no puedo escribir tanto como me gustaría pero ¿sabéis qué? Estoy redescubriendo qué es lo que ocurre por ahí sin que nos demos cuenta. Y ese discreto devenir es, a pesar nuestro.

Los plátanos, los negundos, los robles tienden sus sombras frescas sobre los manantiales.

El cuco se ríe del tiempo y marca las horas cada minuto.

Las oropéndolas traen el sol en sus alas y el lamento melodioso de la jungla.

Las primeras mariposas danzan y copulan en las flores; una efímera pero envidiable vida.

El linde del bosque se tiñe de azul. El lino, el falso junquillo, las orejas de oso.

Alfombras de piñas roídas bajo los pinos revelan la gula de las ardillas.

En las charcas las ranas saltan y, asustadizos, los renacuajos huyen como negros espermatozoides.

Y el hombre que se asombra ante todas esas cosas invisibles, camina solo. Horas y horas sin cruzarse con nadie.

La humanidad, ciega, insensible, aprieta.

La naturaleza resiste con abrumadora belleza.

Anuncios
Publicado en Momentos, Reflexiones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Pequeño buzo somnoliento

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 107 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: