Si se rompiera un cuenco…

kintsugi

El cuenco de cerámica se cae al suelo y se hace añicos. El hombre se lo mira; intenta recomponerlo. Le dedica un par de minutos. Demasiado complicado. Aquí se verá demasiado la junta….Hmmmm, y aquí me falta un pedacito. Va a la cocina, tira los trozos grandes a la basura y coge la escoba y el recogedor para barrer el suelo y hacer desaparecer todo rastro del cuenco. Compraré uno nuevo, se dice.

En Japón esta escena podría ser bien distinta. La cerámica es allí mucho más valorada. También lo son las implicaciones filosóficas y estéticas de recomponer lo roto. De hecho, existe el arte de restauración cerámica, el kintsugi. Un maestro del kintsugi cogería los fragmentos, utilizaría una resina de árbol para ensamblarlos, impermeabilizar las grietas y reconstruir el cuenco allí donde hiciera falta, le daría un acabado metálico, quizás oro,  y un nuevo valor estético nacería. El cuenco cobraría carácter. El cuenco dejaría de ser tan solo un cuenco; desde entonces, el usuario quedaría bañado en sutil metafísica. La aceptación de lo inevitable, la imperfección, la mutabilidad, el reconocimiento de que las cosas son siempre incompletas, el descubrimiento de la belleza en la fealdad, lo conmovedor en los defectos, paisajes en el caos…

En la filosofía zen, la nada es blanca y luminosa, se concibe como la potencialidad máxima. ¿Qué puede haber más bello que aquello que surge de la nada o que está a punto de volver a ella? La restauración es un renacimiento, lo viejo se renueva y surge la belleza, como una etérea representación de la vida misma.

Anuncios
Publicado en Reflexiones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Pequeño buzo somnoliento

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 107 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: