Un día de viaje: una ida y una vuelta.

fageda

Mucho viento removiendo las ramas de las hayas deshojadas

Una cabaña y un secreto inconfesable que resguarda

Un sacrificio en forma de árbol generoso.

Mil volutas de vapor bajo las estrellas.

El viaje y el sol.

Una ida.

Y una vuelta.

Una vuelta para recordar

que tu nombre es el viaje y no el destino.

Y pescar una a una en tu mirada las estrellas

para perderme en tu abrazo, donde crecen los bosques

y allí guarecerme en la cabaña, que eres tú, somos nosotros.

Y encontrar tu aliento, sabiendo que es el viento que todo lo mueve.

Anuncios
Publicado en Momentos, Poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Pequeño buzo somnoliento

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 107 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: