Ingredientes para una paella

estibadores

 

Mi abuelo era hombre de mar. Mi abuela vivía en un pueblo pesquero donde mi abuelo fue a parar y ya se quedó a su lado. Ese pueblo crece allí donde el rio y el mar se confunden y las planicies de tierra fértil cierran cada año un ciclo de marrón, azul, verde y oro; es tierra de arroz.

Mis abuelos se trasladaron a la Barceloneta, por aquel entonces un pequeño barrio de pescadores y estibadores. Allí nació y creció mi madre.

Después llegó mi padre, amante de la buena cocina, y poco después nosotros.

Cada sábado, después de una mañana de mercado, mi madre cocinaba paella. Se ponía un delantal y una sonrisa. Siempre en sábado, el día más largo de la semana.

Mi padre se sentaba en la cocina. Charlaban y compartían una cerveza. Su tarea no era menor. Debía controlar los doce minutos de cocción. Por eso, por la compañía y por muchas otras pequeñas cosas, se ganaba el fondo socarrado, caramelizado y sabroso.

Mis hermanos nos turnábamos para hacer de pinche. ¿Cuántas picadas habremos hecho? El sonido del mortero es el sonido de un día luminoso.

¡Doce minutos! La mesa puesta. La familia reunida. El olor, el entrechocar de cubiertos, las exclamaciones de admiración, un “le falta sal” de mi madre, un “está perfecta” de mi hermano.

Hoy podría hacer una paella con los ojos cerrados. Y así es como debe hacerse, pues con los ojos cerrados se recuerda mejor, se imagina mejor. ¿Y qué es sino una paella? Un plato lleno de recuerdos y de historia, de ilusiones, de futuro, un placer en el presente. Una paella es un legado. La familia crece y se une a la liturgia. Hay gente que se va y se lleva las sonrisas. Gente que llega y hace suyos los ingredientes. Mi mujer, por ejemplo, hace paellas sublimes. Siempre en sábado, el día más largo de la semana. Pronto mis hijos harán las picadas. Las sonrisas vuelven, distintas, pero vuelven. Y la paella está ahí, como un hilo invisible que lo une todo. El mar y la tierra de mis abuelos, los sábados de mi infancia, mis amores y el mañana. Ahí estaremos nosotros si hacemos las cosas bien. En el aroma delicioso. En el golpeteo del mortero.

Anuncios
Publicado en Momentos, Relato
4 comments on “Ingredientes para una paella
  1. Estrella Ramon dice:

    Qué bonito, Alex, y… ¡qué hambre me ha hecho venir el aroma de ese sofrito a estas horas! (jeje). Un saludo y hasta el próximo relato.

  2. javier abella dice:

    Alex, como siempre al grano y a colación de tu paella un clásico palíndromo

    Dabale arroz a la zorra el abad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Pequeño buzo somnoliento

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 107 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: