Escala

Tras varias jornadas agotadoras, alcanzaron de nuevo el límite de la jungla. Habían superado las imprevistas lluvias torrenciales y el ataque de espeluznantes animales mientras se abrían paso en la espesura. Todo para encontrarse de nuevo con aquel abrupto muro que les separaba del abismo. Abrumados, se paseaban sobre el muro al borde mismo de la locura.
La maceta era finita. A su alrededor el universo, inconmensurable.

Anuncios
Publicado en Relato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Pequeño buzo somnoliento

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 106 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: