Azul

No recuerdo si el azul es mi color favorito porque nuestro primer coche fue azul, o escogimos ese color porque ya entonces era nuestro favorito. Lo cierto es que conviviendo con aquella máquina, acabamos bautizando un nuevo tipo de azul. De igual modo que en una caja de acuarelas encuentras, entre otros, el cerúleo, el ultramar, el cobalto y el de Prusia, en nuestro vocabulario familiar apareció el azul kangoo. Resulta gracioso pero lo que llamamos azul kangoo, no se parece en nada a la pintura de nuestra antigua furgoneta. Hoy seguimos teniendo una kangoo; con gran dolor en el alma, a la vieja la vendimos. Tosía, comía demasiado, y nos había fallado un par de veces dejándonos tirados en la carretera. Ahora tenemos una más joven; una versión mejorada. Más potente, más confortable, más elegante, más segura…pero no es azul. Tiene ese gris metalizado omnipresente. El gris de la madurez. Le cogeremos cariño supongo, pero nunca bautizaremos un color por ella. Y es que en aquel coche nacieron muchas cosas, se dibujaron horizontes; azules como el cielo, el mar y la delgada línea que los une.

Anuncios
Publicado en Colores, Momentos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Pequeño buzo somnoliento

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 106 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: